Sara Herranz

Sara Herranz: «He roto la rueda»

He roto la rueda, y con ella se han recolocado aquellos éxitos que no eran propiamente míos. Eran solo los éxitos del sistema. 
No te pilles. Texto de Sara Herranz

No te pilles.

Mientras deslizo mi dedo a izquierda y a derecha en Bumble, pienso en todas las veces que he entregado mi corazón, en todas las veces que me lo han roto. Una nueva...

Bucear o surfear

La lavadora está dando vueltas al suéter de aquella persona que quise tanto. En las películas de los dos miles, si pasas por esa secuencia en la que la protagonista está días...

La playlist, mi playlist

Aún no es tarde. Oigo el zumbido de un mosquito, algo de bullicio en la calle, la risa de la vecina de abajo, los graves de una canción de Bad Bunny. “No...

Estamos peor, pero…

Sentada frente a la página en blanco, me doy cuenta de que mis textos son un reflejo directo de mi cansancio emocional. Lucho por mantenerme fresca, cultivada, interesante. Quiero ser productiva, una...

Un preámbulo con un toque de erotismo

Estoy tumbada en el sofá, viendo veintisiete stories de Instagram seguidas. Es domingo, hace frío y estoy aburridísima porque la vida se ha simplificado tanto que ya nunca pasa nada. Me vibra...

Burbujas afectivas, relaciones líquidas y nosotros, entonces, ¿qué somos?

Las restricciones emocionales han sacudido nuestro cuerpecito y nos han dejado frágiles. Entre el teletrabajo, La isla de las tentaciones, Netflix y demás parece que no nos damos cuenta. Pero hay una...

Mi yo y mi otro yo

Estoy eufórica y quedo para hablar con mis amigas. Les cuento que he aprendido a hacer pasta carbonara, pero la receta buena, no esa que hacéis con nata. Bajo al mercado del...

La necesidad de tener un final

Los días son cada vez más cortos, en una lucha eterna contra la noche. Ha llegado diciembre, al fin, el último mes del año más oscuro que recordamos. Este 2020, se despide...

Propósitos para año nuevo

Cada Navidad se convertía una fotografía del año anterior. Las luces en las calles, las cenas en familia, la ansiedad por encontrar el regalo perfecto, las listas de buenas intenciones. Entonces llegó...

Recientes