Esta semana nos quedamos con la noche del miércoles 30, en la que los verdaderos amantes del baloncesto presenciaron una actuación “monstruosa“ de Anthony Davis, en el partido que enfrentó a Los Angeles Lakers contra Los Memphis Grizzlies.

El ala-pivot de los Lakers batió récords con su gran actuación, y es que no solo le bastó con conseguir una cómoda victoria de más de 29 puntos, si no que decidió meter este partido en la historia de la NBA con una actuación de 40 puntos, 20 rebotes y 26/27 en tiros libres, a la altura de los jugadores más dominantes de la liga como Shaq o Wilt Chamberlain.

Davis superó el récord de tiros libres anotados (26) en una franquicia tan exitosa como la de Lakers, pasando a su actual compañero, Dwight Howard, quien había puesto la marca en 25 tiros (2013). Como recordamos, desde Shaq en 2003 alguien no realizaña un partido de más de 35 puntos y 20 rebotes en los Lakers.

Fuera de récords a nivel franquicia, consiguió recordarnos actuaciones tan brutales como aquel partido en el que Wilt Chamberlain estableció el récord de anotación histórico (100 puntos).

La hazaña en cuestión tiene bastante importancia, ya que solo lo hizo en tres cuartos (31 min. jugados) superando otro récord, sí, otro más, éste establecido antes por Elgin Baylor que consistía en conseguir +30 puntos y +20 rebotes.

Con este partido Anthony Davis ha conseguido entrar en la historia de la NBA e intuimos por lo que resta de temporada que no será la última vez.

🏀 Grizzlies 91 – 120 Lakers 🏀

Enzo Yagüe