A orillas del Lago Leman se encuentra Montreux, una pequeña localidad suiza que conquistó el corazón del vocalista de Queen durante un festival de jazz. Casi sin pretenderlo, se convirtió en el escondite donde Freddie encontró inspiración y descanso.

Descubrir nuestro lugar en el mundo parece imposible a veces, ¿acaso no existe? ¿O es que lo hemos idealizado demasiado? Frecuentemente, imaginamos que se encuentra en algún rincón exótico, paradisíaco o muy lejos de nuestro entorno.

Pero, tal y como le sucedió al artista, hay ocasiones en las que está más cerca de lo que imaginamos. Por eso, dedicamos este artículo a Montreux, el escondite de Freddie Mercury al que también nos encantaría poder llamar hogar.

La ciudad de la música

Custodiada por las montañas del Parque Natural Gruyère y bañada por las aguas del Lago Lemán, uno de los más importantes de Suiza, Montreux ha sido denominada como la ciudad de la música.

¿Sabías que aquí se celebra uno de los festivales de música jazz más importantes del mundo? Y no es precisamente un mérito reciente, lo cierto es que lleva siendo así desde julio de 1967, cuando tendría lugar la primera edición del Montreux Jazz Festival.

Lejos de ser Freddie Mercury la única persona incapaz de no sucumbir a la belleza de sus paisajes alpinos y la riqueza de su gastronomía. Se trata de un pedacito de paraíso terrenal que ha enamorado a numerosos artistas, escritores y cantantes de todo el mundo: Victor Hugo, Frank Zappa o Charlie Chaplin, por citar algunos.

La tranquilidad de sus aguas y la calidad de vida que allí se respira, inspiran, como mínimo, varios discos e invitan a quedarse a vivir para siempre.

«Si quieres hallar la paz en tu alma, ven a Montreux»

La conexión entre Queen y Montreux comenzó en 1976 a raíz de la grabación de un disco en el estudio ubicado en el reformado casino de la ciudad. Un espacio de grabación considerado sumamente innovador para la época.

De hecho, por él, pasarían otros artistas y bandas internacionales como AC/DC, David Bowie o The Rolling Stones, hasta que la banda (Queen) lo compró en 1979. En este lugar recóndito, Queen grabó sus ocho últimos discos: desde Jazz hasta Made in Heaven.

Pero, ¿qué les cautivó de este lugar? En palabras del propio Freddie: “Si quieres hallar la paz en tu alma, ven a Montreux”. La tranquilidad y privacidad que esta localidad suiza les aportaba, la convertía en el escondite perfecto en el que encontrar inspiración y libertad.

Un punto de peregrinaje                                   

Si bien Montreux le dio grandes alegrías y éxitos a Freddie Mercury, lo cierto es que, tras el fallecimiento del cantante, el lugar se ha convertido en un punto de peregrinaje para los fans de la banda.

De hecho, en su homenaje podemos encontrar una estatua a la orillas del lago. Un punto geográfico idealizado en el que locales y turistas dejan recuerdos, flores y obsequios, muchas veces de gran valor sentimental. También próximo a él se encuentra The Duck House, la casa con vistas al Lago Lemán que Freddie Mercury alquilaría en 1980. Si has escuchado la canción “Winter’s Tale” debes saber que fueron sus vistas las que lo llevaron a escribirla. Al igual que también fue la imagen de su último disco como dedicatoria a todo lo que allí vivió y la paz que por fin encontró.

5 Imprescindibles de Montreux

Si finalmente te animas a visitar el escondite de Mercury en Suiza, existen algunos lugares imprescindibles que debes conocer durante tu viaje.

El Castillo de Chillón -construido sobre el Lago Leman-, el Funicular de Vevey-Mont Pèlin con unas vistas impresionantes a la ciudad, el Museo de Chaplin – la casa donde el cineasta pasaría sus últimos 25 años-, el Museo de Montreux y el Tren del chocolate: no apto para amantes de este dulce manjar.

Como podrás comprobar no se trata de una larga lista, ya que nos encontramos en una ciudad pequeña, pero sí son suficientes para tener otra excusa más por la que volver. ¡La escapada perfecta si nos encontramos cerca de Lausana y Ginebra!

Un paseo en recuerdo a Freddie Mercury cada septiembre

¿Sabías que cada mes de septiembre se rinde un homenaje a Freddie Mercury por su cumpleaños desde 2003? Grupos internacionales de música se acercan a la ciudad todos los años para ofrecer conciertos gratuitos.

Otros simplemente dan un paseo en memoria del extravagante cantante que, aún habiendo pasado 30 años desde su fallecimiento, todavía es capaz de inspirar a personas de cualquier edad, incluso sin haberlo conocido en vida. Y todo gracias al mejor de los regalos: su música.

¡Gracias Freddie!

Devo López