Una mujer independiente, que ha preferido seguir trabajando a pesar de estar embarazada, una mujer que siempre se ha considerado muy masculina hasta que ha tenido a su bebé dentro de ella. Ahora Lucía Corominas se siente más femenina que nunca y admira mucho más a su propio género tras estos meses, que afirma que para ella no han sido tan duros. Se ha dado sus caprichos y ha solventado todos los inconvenientes que ha podido tener siempre dándose esos 5 minutos para escucharse a sí misma y para estar con su bebé.

En esta entrevista, la nutricionista y farmacéutica Lucía, a dos semanas de dar a luz, nos demuestra que a veces es mejor dejar a un lado la alimentación restrictiva, para darse los placeres que el cuerpo pide. Siempre respetando un orden pero sabiendo qué es lo que apetece en cada momento, sin miedo a pedir ayuda y sintiéndose más fuerte que nunca.

  1. ¿Qué nutrientes se deben tener en cuenta durante los primeros meses de embarazo? ¿Qué tipos de vitamina debemos ingerir durante estos meses?

La base principal de la alimentación durante el embarazo es la variabilidad de estos nutrimentos. Normalmente lo peor es la carencia de éstos y no cuáles debemos tener en cuenta pero sí es verdad que siempre se priorizan frutas, verduras, legumbres, proteína animal, proteína vegetal y cereales integrales. Dentro de estos últimos, yo incluiría todo lo que sea de procedencia natural como semillas oleaginosas o frutos secos. Le doy mucha importancia a todos aquellos alimentos que vengan de la tierra, de nuestra naturaleza.

Con las proteínas se puede jugar, elegir más unas que otras o incluso hacer una alimentación mixta. Te van a dar el resto de vitaminas que no te da lo vegetal, como por ejemplo, vitaminas del grupo B; B12 o el ácido fólico. Esto ayuda a formar tejidos. Es fundamental ingerir proteínas de este tipo para crear un embrión sano.

También se pueden hacer combinaciones entre unos alimentos y otros para ganar beneficios nutricionales. Por ejemplo cuando comemos un arroz con lentejas estamos convirtiendo un cereal, que puede ser integral o blanco, con una legumbre que en su conjunto en nuestro metabolismo conforman una proteína completa.

Conociendo esto, durante estos 9 meses se debe tener una alimentación muy variada en la que puedas comer de todo y que no te falte de nada de lo anteriormente nombrado. Eso es primordial. Ya que todos estos grupos de alimentos aportan las vitaminas y los minerales esenciales que se necesitan para un proceso sano.

  1. Algo fundamental que todas las mamás deben saber… ¿qué hábitos pueden ser dañinos para las mamás y el bebé en estos 9 meses?

En esto quiero salirme un poco de lo convencional, de los típicos tópicos que ya todos conocemos. Ya sabemos que fumar, beber alcohol, ingerir azúcar en exceso… no está bien. Ni durante el embarazo ni en ningún momento. Pero no quiero dejar a un lado la parte emocional, ya que si emocionalmente la madre no se encuentra bien afecta mucho al proceso.

Durante los tres primeros meses de embarazo aparecen sensaciones que no son muy comunes a las que habías tenido hasta ahora. Es un cambio muy grande debido a que tú antes controlabas todos tus hábitos y ahora dejas de ser tú para ser una persona que no conocías.

Después de estos tres meses ya se vuelve un poco a la normalidad. Ahí es cuando a nivel personal se debe planificar. ¿Cuánto debo trabajar? ¿Qué cosas quiero hacer durante el embarazo? ¿Quiero hacer deporte?… Cuando estás en estado recibes tantos consejos externos que no sabes exactamente qué es lo correcto y qué no. Por ello más que pararnos a pensar debemos pararnos a sentir realmente qué es lo que queremos nosotras. ¿Qué me apetece? Es lo que les hago preguntarse a mis pacientes embarazadas. Se necesitan momentos de mundo interior para conectar con tu bebé. Para parar la mente. Esto es tan fundamental como comer. Siempre obtener hábitos que siempre sean placenteros para ellas. Hacer lo que te apetezca siempre que lleves un orden.

  1. ¿Qué alimentos son preferibles no ingerir en estado?

Todas aquellas cosas que no estén cocinadas y sean de procedencia animal. Crudos y quesos no pasteurizados por ejemplo. Estos últimos están hechos con leche cruda, por ello debemos preguntar o informarnos primero antes de comprarlo. En cuanto al resto es recomendable que la carne esté cocinada, que hayan soportado calor. En cuanto al pescado yo recomiendo cocinarlo mejor. Las verduras y las frutas deben ser bien lavadas porque provienen de la tierra. No se sabe el origen y no se sabe qué le han puesto al producto. Siempre debemos lavarlas bien antes de cocinarlas. ¡Y no pelar la fruta! Haciendo esto le estamos quitando la fibra.

 

4. ¿Se debe hacer un control exhaustivo del aumento de peso en estos 9 meses?

Siendo consciente de su constitución, de tu genética y de cómo eres debes conseguir ponerte un objetivo. Subir de peso es algo natural en el embarazo. Cuánto subes es lo que debemos trabajar. Hay que partir de la base del peso en el que estás cuando te quedas embarazada y prestar atención a su evolución. Las personas con sobrepeso tienden a bajar de peso en estos meses ya que se conciencian de que deben cuidarse al tener un niño en su interior. El sobrepeso a no ser que sea algo patológico es por abusos.

Luego están las mujeres que empiezan el embarazo en su peso no habitual. En este caso se sube de peso en los primeros meses mucho más rápido ya que el cuerpo está buscando un reaprovisionamiento de lo que se necesita. Se coge el peso de su constitución. A partir de ahí se va subiendo de peso conforme de va comiendo. Pero normalmente suele ser entre uno y dos kilos y medio por mes de embarazo. Hay casos en los que por problemas durante el proceso se debe hacer un control exhaustivo pero normalmente es preferible no dejar de comer variado para que tu cuerpo tenga una base saludable.

A mí me pilló en Navidades, por eso tuve que compensar con otros alimentos menos calóricos esos snacks o postres caseros típicos de las fiestas.

5. ¿Ha cambiado tu apetito durante el embarazo?

En los primeros meses mucho. No podría oler la verdura si me la cocinaba yo. Yo que “la como a mansalva”, no podía ni olerla. Sin embargo, mi abuela me mandaba un tupper de potaje y me lo comía. Algo muy contradictorio pero curioso. En los meses siguientes todo vuelve un poco a la normalidad, pero en los primeros meses descubrí sensaciones nuevas. Eso sí, el jamón serrano no me lo ha quitado nadie. Siempre con ojo pero sin dejar de comer aquello que me gusta.

6. ¿Notas diferencia entre la Lucía de antes de estar embarazada con la Lucía de ahora?

Muchísimo. Yo que soy muy igualitaria, me considero igual de capaz que un hombre pero sí es verdad que en este proceso del embarazo he subido a la mujer en un podio. La he admirado mucho y con eso, me he admirado a mí misma también. He empatizado con todas esas mujeres que son capaces de trabajar estando embarazadas. Obviamente tú no eres la misma porque tienes un sobrepeso, tienes molestias, llevas una vida en tu interior. Trabajas con dolores de cabeza, tienes náuseas… y tu vida sigue normal. El sexo femenino es bestialmente fuerte. Y lo único que te consuela antes del parto es todas esas mujeres que han podido hacerlo. Y piensas… ¿por qué yo no voy a poder si ellas pudieron? Y en situaciones muy distintas, desde África hasta la mujer más rica del mundo. En los dos extremos admiro a la mujer porque nos superamos todos los días durante el embarazo. Mi parte femenina se ha desarrollado bastante durante estos 9 meses. Con esto no niego el importante rol que tiene el hombre en la sociedad. Mi marido alucina con cómo puedo ir a hacer deporte teniendo una barriga enorme.

¿Tienes más en cuenta tu alimentación? Quizás te diría que la tengo menos en cuenta. En mi caso. Estaba en forma cuando me quedé embaraza. Por lo tanto, estos 9 meses me los he tomado como una etapa de disfrute. Puedo pecar más de lo que pecaba antes. Si me apetece comer algo no me lo niego.

7. Hablemos de lo que viene después… ¿debemos seguir cuidando nuestra alimentación tras el parto?

La alimentación tras el parto es incluso más importante que durante el mismo tanto si tienes pensado dar lactancia como si no. Porque en la lactancia es verdad que hay una controversia sobre si lo que como pasa a través de la lactancia o no. En esto nunca he entrado básicamente porque no estoy de acuerdo con la base. Para mí lo importante es que un ser humano se cuide. Un Mcdonald’s diario no es sano para nadie, estés en periodo de lactancia o no. Es importante que nos cuidemos, vayamos o no a dar lactancia. En el postparto la recuperación es muy importante. Al cortar la lactancia nuestro cuerpo produce un estancamiento y no recupera la figura que se tenía antes de los 9 meses. En cambio, en las mujeres que deciden sí dar el pecho se produce el efecto contrario durante los 6 meses mínimos de lactancia.

Nosotras hacemos muchas cosas por nuestros hijos pero debemos posicionarnos en primer lugar como ser humano debido a que si yo no estoy mi hijo no tiene una madre. Eso es lo primordial en la cadena, saber que yo estoy primero porque en cuanto esto cambie yo puedo enfermar y mi hijo quedarse sin madre o no estar al 100% para mi él.

En el postparto se producen muchos cambios hormonales por lo tanto estamos más sensibles. Si a esto le sumas que comes mal no ayudas a tu organismo a recuperarse. También en estos momentos debemos apoyarnos en la familia más cercana. Que te ayuden con cosas que realmente necesitas como poner una lavadora o hacer la comida. Y saber pedirles ayuda. Ese apoyo emocional es lo que te hace a ti estar bien. Y esa depresión postparto, que creo que en cierta medida la tenemos todas, sea lo más llevadera posible. Es primordial que nos cuidemos en las tres esferas; físicamente, nutricionalmente y emocionalmente.

8. ¿Qué recomiendas a todas las mujeres que quieran tener hijos o estén pensando en tenerlos?

No me gusta dar consejos ni posicionarme sin conocer bien el caso personal pero sí puedo aconsejar que debemos cuidarnos antes de estar embarazadas. Hay muchas mujeres que toman consciencia de buenos hábitos cuando se hacen un test y en ese momento tu cuerpo tiene que soportar muchos cambios fisiológicos como para que encima tenga que soportar físicos y malos hábitos. Hay muchos médicos que recomiendan a las mujeres bajar de peso antes de quedarse embarazadas. Es importante que la mujer que quiera concebir se cuide desde antes a nivel físico, alimenticio y mental para poder ser una buena madre. Cada una tiene su para débil y se debe trabajar más en ella que en el resto para compensar y logar el equilibrio.

9. Eres una persona muy familiar… ¿qué consejo de los que te han dado has puesto más en práctica durante estos meses?

En una conversación con mi madre le confesé que quería quedarme embarazada. Dejé los anticonceptivos. Y mi madre me dijo “¿entonces vas a empezar a cuidarte?”. Yo no me lo había planteado pero tenía razón. Me empecé a cuidar mucho más a conciencia para cuando me quedara embarazada bajar el nivel y relajarme. He tenido un embarazo muy bueno y en cierta parte lo achaco a esto. Debemos estar sanas desde antes.

¿Te ha gustado la entrevista a Lucía Corominas? ¡Comparte!

Ivory Samos