Hotel Iberostar Las Letras Gran Vía

El ruido de las obras que hay en tu edificio es insufrible, no ves la hora de que llegue tu amiga de Barcelona y huyas a enseñarle la capital. Sabes desde hace días que venía y… ¡acabas de darte cuenta de que tu piso es un caos para hospedarla! Necesitas un plan B.

La Gran Vía de Madrid es un buen lugar para ver y comparar hospedaje. Buscas uno que sea cómodo, acogedor y a la vez, elegante. Quieres impresionar. El sol de verano te hace replantear el porqué y el cómo has llegado hasta la C/El Clavel en plena Gran Vía y sin desmayarte. Necesitas algo fresquito. Te sientas en lo que parece un bar de vinos para pensar mejor. Tras el vermut de mediodía reparas en la carta del lugar. Descifras los nombres fácilmente, sin necesidad de un gran esfuerzo para saber qué estás pidiendo. ¡Una carta con platos verdaderamente madrileños para sorprender a tu visita! Voilá, has dado con el sitio perfecto para quedar bien con tu amiga. Y a su vez, es un hotel. ¿Qué puede ir mejor?

Almuerzo con claveles

Estás en el Restaurante Gran Clavel de Madrid, ubicado en el Hotel IBEROSTAR Las Letras de Madrid. Un espacio que se adapta a los diferentes gustos y comodidades, barras de mármol, mesas altas con taburetes y sillones para disfrutar tranquilamente de la sobremesa decorada con claveles. Esos detalles que te harán volver.

Caes en la cuenta de cuántas veces habrás pasado por aquí, admirado su fachada histórica y su diseño de vanguardia, pero sin detenerte a mirar. A probar. Gran Clavel es una vermutería, un bar de vinos y una casa de comidas que apuesta por tres conceptos diferentes unidos en una misma propuesta gastronómica. Espacios separados por una decoración adaptada a cada uno pero interconectados entre sí.  Cuando estabas por tu segundo vermut ha llegado tu amiga de la ciudad condal. Le has contado la mala noticia, pero parece encantada con el lugar que has escogido pasa su aventura en Madrid. Solomillo de ternera de Ávila con puré de apionabo y cuajada con miel y dulce de leche, un capricho lácteo que te transporta a la infancia más pura. Un final del almuerzo muy dulce. Todo un clásico con un toque moderno. ¡Qué placer!

Carta

Platos tradicionales con el sabor de siempre.

Los platos “especialidad de la casa” van desde un arroz de paloma torcaz (19 euros) hasta el besugo a la madrileña (21.50 euros).

La tradición como base de sus platos. Con un toque moderno, sin olvidar la esencia de Gran Clavel; el sabor.

Desde Salchichón ibéricocon tomate y piparra (5.50 euros) hasta Filete ruso, la hamburguesa madrileña (13.50 euros) o Boquerones en vinagre (3,00 euros / 7,00 euros)

Horario

Vermutería: de lunes a domingo de 8:00-00:00 hrs (horario de cocina: hasta las 23.30 hrs) – Precio medio: 15 euros

Bar de Vinos: de lunes a domingo de 11.30-01:00 hrs (horario de cocina: 13:00-16:00 hrs/20:00 – 23.30 hrs) – Precio medio: 25 euros

Casa de Comidas: de martes a sábados de 13:00-16:00 hrs/20:00 – 23.30 hrs – Precio medio: 45 euros

Una noche entre letras

Sin saber cómo, te encuentras en la recepción del Hotel IBEROSTAR Las Letras Gran Vía reservando una habitación para ti también. Eso no te lo pierdes. Te recibe una frase que abraza la pared decorada en tonos cálidos que se funde con la luz del atardecer. Desde los ventanales de la habitación puedes ver el final de la Gran Vía. ¿Cómo en casa? Se rompe el mito. Mejor que en casa.

El corazón del hotel. Una blanca biblioteca donde perderse para conocer los secretos mejor guardados. Subes las escaleras sin perder de vista los muros adornados con azulejos sevillanos, detalles de la época (1915-17) en la que el edificio fue construido. Sigues la alfombra roja que te lleva hasta la terraza superior. Todo hotel guarda secretos. Éste también.

Horarios

Horario: De lunes a viernes a partir de las 19.30 h. Sábados y domingos de 13 h. a 16 h. y de 19.30 h. a 23.30 h.

Terminan la velada en la séptima planta del hotel, en la zona chill out del Ático 11. Les sirven un cóctel XXL y piensan ¿por qué no? Es una buena manera de poner un punto y final al día, en la terraza de un edificio con historia. El cielo observa atento y por primera vez, paran y lo miran.

Las estrellas se han convertido en letras. El cielo de Madrid les da las ‘buenas noches’.

Ivory Samos