Con motivo de los Juegos Olímpicos de París 2024, entrevistamos a la remera española, Esther Briz, para conocer su historia y cómo se está preparando de cara a la competición más exigente e importante para un deportista profesional.

¿Cómo empezaste en este deporte? ¿Por qué remo?

Empecé a remar en el verano de 2010, con 10 años. ¿Por qué? Básicamente, porque mi hermano se apuntó un año antes y me dio curiosidad, quería probar. He de reconocer que la verdad es que no sabía lo que era, pero veía que mi hermano se lo pasaba bien y dije “¿por qué no?”. Así que le di una oportunidad y lo cierto es que me gustó mucho desde el primer momento.

¿En qué momento decides que querías dedicarte a ella de manera profesional? 

Para mí no fue como tal una decisión en un momento dado, sino que fue llegando poco a poco. En el instituto compaginaba estudio con deporte, en la universidad también lo hice pero subiendo de intensidad ambos. Aunque sí es cierto que, antes de empezar a la Universidad ya rondaba en mi cabeza la idea de que, una vez terminase mis estudios, quería dedicarme única y exclusivamente al remo para conseguir clasificar y competir en los Juegos de París de 2024. ¡Y aquí estamos!

Esther, ¡en estos años no has parado! Te mudaste a California tras acceder a la Universidad de Standford en 2017 a la par que ganabas una medalla de oro en el Campeonato Europeo Juvenil de remo. Además, en el verano de 2021, mientras hacías tus prácticas en Amazon seguiste entrenando y te proclamaste campeona del mundo de remo de mar, ¿cómo ha sido compaginar tus estudios con ser deportista de élite? 

Compaginar los estudios y el deporte me permitió desarrollar la capacidad de gestionar el tiempo muy bien. Además, siento que lo aprovechas y valoras mucho. ¿Por qué digo esto? Bajo mi experiencia, cuando tienes más tiempo libre, menos obligaciones o estas son diferentes, hace que lo disfrutes más.

En mi caso, ahora mismo que prácticamente me dedico “solo” a entrenar y remar, vivo de una manera muy diferente, pues aprovecho el descanso y tengo una profunda conciencia de lo importante que es para mí poder descansar y tener una buena calidad de sueño, por ejemplo. 

«El querer hace mucho, te forma como persona y te da información sobre lo que quieres hacer y el valor del esfuerzo». 

Aina Cid.

Quizás cuando estaba en la Universidad si tenía que irme a dormir a las 3:30 a.m. por estudiar o terminar algún proyecto para luego levantarme a las cinco, pues lo hacía porque era mi deber. Sin embargo, ahora si puedo dormir mis ocho horas, levantarme pronto y con tiempo, lo priorizo y valoro.

Bueno y, obviamente, te tiene que importar lo que haces. Yo tenía súper claro que quería estudiar ingeniería pese a lo difícil que era y las horas que iba a tener que dedicarle. Lo mismo con el remo y el entrenamiento. 

Tras graduarte en “Ingeniería y Ciencias de Gestión” regresaste a España para centrarte en tu carrera deportiva, ¿qué tal llevaste la ‘vuelta a casa’? ¿Echas de menos California? ¿Cómo entrenabas cuando vivías allí?

La vuelta a casa siempre se lleva bien. Aunque no estoy, literalmente, “en casa”, pues soy de Zaragoza y ahora estoy entrenando en Bañolas, un pueblo de Gerona, sí que es verdad que estoy en España. Después de estar tantos años fuera, España es casa. Por lo que no me importa moverme alrededor. Pero sí, también echo de menos California, sobre todo a su gente, porque hice muy buenas amistades allí de todas partes del mundo. De hecho, cuando pueda intentaré volver a verlas. 

Respecto a mi entrenamiento en remo, no ha variado mucho, pues si bien puede ser variable, también es monótono. En pocas palabras, se trata de remar bastante, mucho ergómetro (la máquina estática de remo), pesas, correr… Bueno y una cosa que allí no hacía tanto, pero aquí sí, es la bicicleta. En California, usaba más la estática, mientras que en España puedo moverme con la de carretera o de montaña, ¡mucho más entretenido!

Te has proclamado cinco veces campeona del mundo, ¿qué consideras más difícil, conseguirlo o mantenerlo? 

Difícil es todo, tanto llegar como mantenerse. Aunque, sí, no es lo mismo ganar un mundial que ganar cinco o diez. Aparte de que va saliendo gente nueva, tú tampoco estás siempre en tu mejor estado de forma ni te salen siempre bien las cosas. 

Hay veces que las competiciones no salen como esperas o como te gustaría, pero considero que mientras se quiera y se tenga ganas, pues tú estás ahí. Lo más importante es disfrutar entrenando y eso que te lleve a lo que te tenga que llevar, pero que mantenerlo no sea una pesadilla.

¿Cómo te estás preparando para estas olimpiadas?

En la parte física, dando el 100% en los entrenamientos ya sea de series, de pesas, de rodar, ergómetro… Es algo muy importante, un factor determinante a la hora de rendir. 

Si no das tu 100%, ¿cómo vas a saber cuál es? Además, darlo cada día hace que suba un poquito, por así decirlo. Por lo que, me estoy centrando mucho en eso, pues lo mental te lleva a lo físico y lo físico a lo mental. Así que intento tener la mente tranquila, pues eso también influye mucho.

Desde que comenzaste en este deporte, ¿cuál dirías que ha sido el momento más importante de tu carrera? 

La verdad es que no sabría quedarme con un momento como “el más importante”, pero sí que hay uno que recuerdo con especial cariño porque marcó un antes y un después en mi vida a nivel de repercusión social, de plantearme mi futuro: ganar el Mundial Juvenil en el 2017. 

En España, ninguna mujer lo había hecho, menos aún en la modalidad individual que es de las más duras. Si bien es cierto que estaba bastante perjudicada cuando crucé la línea de meta, nunca olvidaré cómo me sentí y decir: “¡No puede ser!”. No me lo creía.

¿Un objetivo para París 2024?

Espero hacer el regatón de mi vida. Es decir, no quiero hablar de una posición, un resultado final, pues eso es una consecuencia, pero sí que espero terminar la última regata y decirme: “Es que vaya regatón, no lo podría haber hecho mejor, me he quedado con un sabor de boca buenísimo”.

Y eso que nos lleve a donde nos tenga que llevar.

¡Muchas gracias a Esther Briz por esta entrevista! Le deseamos todo lo mejor en los Juegos de París.

Si quieres leer el resto de entrevistas a nuestras olímpicas, haz clic en este enlace.