Muchos estarán planeando un viaje, y todos intentamos gastar lo menos posible en ellos. Nos pasa eso, queremos viajar y preguntamos al que ya lo ha hecho y lo ha hecho a buen precio.  Responde que reservando el vuelo con mucha antelación o con líneas de bajo coste, y entonces, nos ponemos a buscar en Internet como locos. Pero, ¿son ciertas todas las ideas preconcebidas que tenemos sobre cómo volar barato?

¿Comprar el vuelo por internet o acudir a una agencia?

“Depende de cada viajero. Hay personas que prefieren una agencia, pero si dispones de tiempo y ganas siempre es más barato organizar un viaje por tu cuenta”.  Esto nos explica Joaquín. Él es el fundador y administrador del blog Guía Low – Cost, que empezó hace 8 años a subir a Internet las mejores ofertas que aparecían en los buscadores de vuelos, y hoy en día aglutina más de 300.000 seguidores en su página de Facebook. 

Rosa trabaja en Halcón Viajes, y también piensa que es más barato buscar los vuelos por Internet, pero matiza que “se asumen más riesgos”. Las agencias de viajes ofrecen unas garantías al cliente, e informan a la persona de todo lo necesario y de las opciones posibles, que al comprar por Internet muchas veces se nos pasan por alto. “Cuando alguien encuentra los problemas de haber comprado por Internet, la mayoría de las veces vienen a la agencia a que se los resolvamos”.

Sele se define como viajero y comunicador, ya que ha visitado 92 países y escribe en su blog, uno de los más exitosos de España, todas las experiencias que vive. Para él, el contratar agencia o no depende mucho del tipo de viaje que hagamos. “Obviamente para hacer un safari en África recomiendo una buena agencia, porque el guía es el 90% de un safari”, explica. Prioriza que a la hora de organizar un viaje hay estudiarlo mucho, para así optimizar el tiempo y los recursos.

¿Con cuánta antelación debemos comprar los billetes de avión?

Uno de los consejos viajeros más escuchados a la hora de comprar los billetes de avión es que nos anticipemos y los compremos varios meses antes. Los precios dependen tanto de la época en la que queramos viajar como del destino.

“Hay bastante diferencia, siempre ahorras muchísimo dinero” explica Rosa. Joaquín recomienda comprar los billetes entre 2 y 8 semanas antes para vuelos low cost, y entre 3 y 5 meses para largas distancias. “Pero no hay que tomárselo al pie de la letra”, añade.

Las épocas más caras para viajar son fechas señaladas como Semana Santa, Navidad, el mes de agosto o fin de año. Desde Halcón Viajes nos recomiendan enero, febrero, marzo, finales de octubre y noviembre para reservar vuelos a precios bajos.

¿Podemos encontrar vuelos muy baratos a última hora?

Otro consejo clásico es el de esperar a última hora para comprar billetes tirados de precio en las compañías que no llenan los aviones. Esta fue una de las prácticas que, como explica Joaquín, “solo algunas aerolíneas con vuelos chárter practican, en general desde Reino Unido, Bélgica, etc. La mayoría de aerolíneas sacan grandes beneficios de los vuelos de última hora ya que se entiende que son personas que deben volar con urgencia o por algún imprevisto”.

 “A última hora la compañía te puede poner una oferta puntual, pero el avión suele estar lleno. Las líneas de bajo coste son las que hacen ofertas de última hora, aunque no siempre están a buen precio”, nos explican en la agencia de Halcón Viajes.

¿Hay tanta diferencia de precio entre las compañías low cost y las regulares?

Muchas veces cuando buscamos un vuelo barato, los consumidores obviamos las líneas regulares y entramos directamente en las webs de las low cost. Rosa cree que los vuelos en aerolíneas de bajo coste eran más baratos cuando éstas empezaron, hace 8 años, pero que hoy “el precio de un low cost puede superar al de las aerolíneas regulares en muchos casos”.

Lo que han hecho las líneas regulares es adaptar sus vuelos para ofrecer precios similares a los de las líneas de bajo coste. Todos recordamos esos vuelos de hace 10 años, en los que nos servían los platos de comida sin ningún recargo, algo que hoy en día solo se práctica en vuelos de larga duración.

Esta equiparación de precios y condiciones es por lo que Sele defiende que “no hay que mirar demasiado el precio de los vuelos, sino tratar de evitar escalas larguísimas y sin sentido. Gastas un poco más, pero merece la pena. A veces por ahorrar 50 euros de un billete hay quien duerme en el aeropuerto y se pega 20 horas de escala. Y eso se acaba pagando”.

¿Vuelo + hotel?

En los escaparates de las agencias suelen aparecer ofertas como “Vuelo a Brasil con 7 noches de hotel por 1.030 euros”, y nos preguntamos cómo puede ser tan barato, con lo que cuesta un billete de avión y una habitación en ese país. En este caso, lo que nos recomiendan nuestras tres fuentes, coincide. Debemos comparar el precio de la oferta con lo que cuestan el vuelo y el alojamiento por separado, ya que suele ser más barato que lo ofrecido. Además, los precios varían mucho dependiendo de las épocas del año, y las ofertas suelen tener unas fechas límites asignadas. Por eso, Rosa nos insiste en “comparar, comparar y comparar”.

Viajar es algo maravilloso que todos, independientemente de lo que contenga nuestra cartera, deberíamos permitirnos. Por eso es necesario ver las cosas de distintos puntos de vista, y a partir de ahí, buscar nuestra propia manera de hacer las cosas.

¡Buen vuelo!

Jorge Vaquero