Cuando caminas por las calles de San Cristóbal de La Laguna es imposible no reconocer dos aromas que la atrapan. La geosmina que se forma por el contacto de la lluvia en la tierra de los jardines de la ciudad y el aroma de los perritos de Casa Peter que sin darte cuenta te guía hacia el número 3 de la calle Núñez de la Peña. Y ahí estás, frente a Casa Peter cincuenta años después de que vendieran su primer perrito caliente, comiendo lo de toda la vida.

Con 50 años de servicio Casa Peter es un referente gastronómico en la isla de Tenerife

Decides pedirte el producto por excelencia, pan recién horneado y salchicha roja acompañado de la salsa universal. Sin olvidar la salsa de ajo para las papas fritas que nunca puede faltar. Tras pagar es imposible no sonreír ante el buen humor de Nils, el chico que te acaba de entregar dos tickets. Uno blanco para ti y uno amarillo que debes entregar en la zona de recogida del pedido. Donde te está esperando el paraíso de las salsas. Además, ¡puedes servirte tú mismo!

Historia

Fue en el año 1968 cuando un joven danés llamado J. Peter Larsen llegó a Canarias, se enamoró de su gente y sus paisajes, por lo que decidió abrir un local de comida rápida en la Calle Santo Domingo donde estaría unos meses para pasar al recordado número 48 de la Calle San Agustín (a 2 minutos de su ubicación actual). Aquí fue donde Casa Peter empezaba a ser el punto de encuentro de la mayoría de jóvenes y familias de la isla.

Peter era un hombre que todo el mundo describe como un enamorado de las Islas Canarias y un aficionado a la comida de la tierra que superaba, bajo su criterio, la de su país de origen. Pastor (Bent Frick Lennart Nordstorm) fue el empleado más inseparable de Peter que desde 1994 ha tomado el relevo, junto a su mujer Loly y su hijo Nils, de Casa Peter sin variar su autenticidad y manteniéndose firme a la esencia.

Un ritual que no ha pasado desapercibido entre aquellos jóvenes alternativos y fieles al producto local

Gracias al matrimonio, los laguneros coinciden en que Casa Peter sigue siendo el mismo lugar mágico donde cientos de generaciones disfrutan de meriendas y cenas de toda la vida. La herencia perfecta a la que Peter confió su ‘vida’. Pastor describe  a Peter como un señor muy amable que se ganó a todos los laguneros. Un joven que llegó a Canarias y que trajo algo nunca visto a las islas; la comida fast food y esas colas que se formaban en la Calle San Agustín para degustar el sabor de lo bueno.

De izq a dcha: Pastor, actual dueño de Casa Peter y su fundador Peter | Foto: Ja Doria

Desde entonces Casa Peter se ha convertido en un clásico gastronómico para la ciudad, una parada obligatoria si pisas las calles de La Laguna. Ir a Casa Peter es como comerte un bretzel nada más pisar Alemania o ese café au lait de cualquier cafetería parisina.

Cincuenta años atrás, mientras algunos creyentes de la moda momentánea setentera de los estampados y las melenas largas hacían cola en discotecas, otros paraban a hacerla en el emblemático local de Peter. Para conseguir, por 12 pesetas, el perrito por excelencia de la ciudad lagunera. Un ritual que no ha pasado desapercibido entre aquellos jóvenes alternativos y fieles al producto local. Los mismos que ahora vuelven con sus hijos y nietos. Una moda – no momentánea –  que ha pasado de generación en generación y perdura hasta día de hoy.

Ir a Casa Peter es como comerte un bretzel nada más pisar Alemania o ese café au lait de cualquier cafetería parisina

Actualidad

Su carta, que mantiene como en su comida la esencia de siempre, ha ampliado su oferta. Las hamburguesas o los kebabs se han sumado al producto fast food de Casa Peter, siendo pioneros en la isla de Tenerife en la venta de estos últimos. Indiscutiblemente en Peter no puede faltar la vaca, bautizada por los seguidores de su página de Facebook por “Petra, la vaca petera” que es la culpable de que si vas a Peter, vuelvas. Sus grandes ubres en forma de bote de salsas te invitan a servirte por ti mismo las salsas con más personalidad de la ciudad. Los clásicos kétchup y mostaza no podían faltar y los especiales; que no encuentras en otro sitio, la salsa de ajo o la salsa universal. La preferida de la mayoría de clientes y de una persona muy especial que se crió prácticamente comiendo los perritos de Casa Peter. El jugador de baloncesto en la NBA y lagunero Sergio Rodríguez: “El Chacho”, como comúnmente se le conoce. En varias de sus visitas a la isla, junto a su equipo de baloncesto Real Madrid, pidió 80 perritos para que sus compañeros no se fuesen de su tierra sin probar los perritos de Peter. Un guiño que demuestra que ni la distancia es capaz de hacer que olvides el sabor de siempre. El sabor a infancia.

Curiosidades

  • Un fiel seguidor de Casa Peter conoció a su pareja en el local y decidió encargar 150 perritos para el día de su boda
  • ‘El Chacho’ visita Casa Peter cada vez que vuelve a casa
  • La salsa universal es la preferida de los asiduos a Casa Peter
  • Las papas de Peter son el complemento perfecto para cualquier producto
  • Las hamburguesas, los kebabs o las ensaladas se han unido a la oferta gastronómica de Casa Peter manteniendo la esencia de la marca
  • En su carta cuentan con una oferta variada de productos vegetarianos
Ivory Samos