Hacer buceo y esnórquel en Canarias es una experiencia sumamente extraordinaria que difícilmente uno puede olvidar. Si alguna vez te has sentido abrumado por la belleza que se esconde en sus zonas boscosas, volcanes, barrancos y acantilados… bajo el océano todo se multiplica.

El origen volcánico de Canarias sumado al agradable y variado clima que caracteriza a estas Islas Afortunadas han favorecido el desarrollo de un ecosistema marino único e inmensamente lleno de vida. Tal es así que ya hay tres reservas marinas y una de ellas es la más extensa de Europa.

Si quieres descubrir qué las hace tan especiales, en el siguiente artículo te contamos cuáles son algunas de las mejores localizaciones para practicar buceo y esnórquel en Canarias.

Cueva del Diablo (El Hierro)

Comenzamos nuestro recorrido por la isla más occidental y joven de Canarias: El Hierro. Un oasis para los amantes del buceo que atrae a profesionales de diferentes partes del mundo.

No hay un rincón de sus aguas que no esconda vida y magia, pero si tenemos que destacar uno ése es la Reserva Marina del Mar de Las Calmas, entre La Restinga y el Faro de Orchilla. Aquí se produjo la última erupción submarina de Canarias.

Es justamente en esta zona donde se encuentra la Cueva del Diablo, una inmersión poco profunda, ideal para principiantes, pero que sorprende e impresiona a los más avanzados.

Lejos de ser el hogar del rey del inframundo, se trata de una cavidad llena de vida y color. Tamboriles, meros, langostas canarias, langostas de antenas o viejas son algunas de las especies más frecuentes en esta caverna ubicada a menos de 15 metros de profundidad.

Su orografía rocosa y semioscura, gracias a las grandes cavidades de su interior, hacen de la Cueva del Diablo una experiencia inolvidable.

Las Cruces de Malpique (La Palma)

Junto con la isla del Meridiano, La Palma posee uno de los fondos submarinos más recientes de Canarias a raíz de la erupción de 1971. De hecho, es aquí donde encontraremos la segunda reserva marina del archipiélago.

Si bordeamos la isla en barco comprobaremos que hay numerosas cuevas y charcas naturales en las que viven una gran cantidad de especies marinas endémicas. Especialmente en la zona suroeste.

Un ejemplo de ello es la Cueva Bonita, la cual se puede visitar en ferry o buceando. También las conocidas Cruces de Malpique, un cementerio submarino no muy profundo en honor a los 40 Mártires de Tazacorte que perecieron a causa de un ataque pirata.

Así que ya sabes, si visitas La Palma recuerda llevar contigo unas buenas gafas de buceo, llevarlas a cualquier chapuzón y contratar una excursión.

La playa de La Cuevita (La Gomera)

Continuamos con La Gomera y su famosa playa de La Cuevita, un lugar para practicar buceo y esnórquel en Canarias seas o no profesional y tanto por el día como por la noche.

Lo que hace tan sumamente especial a esta playa es la flora y fauna marina que habita en sus aguas, tranquilas prácticamente todo el año. Una biodiversidad que enamora a turistas y locales: Mantelinas, anguilas jardineras o bicudas son algunos de los más frecuentes, mientras que las tortugas y los majestuosos peces luna se pueden ver de forma ocasional.

Para sumergirnos en La Cuevita tendremos que acceder por la playa de callaos unos cuantos metros. Se recomienda, al menos la primera vez, contar con la ayuda de un profesional que nos guíe y descubra sus mejores entresijos.

Acantilado de Los Gigantes (Tenerife)

No es ningún secreto que el Parque Nacional de El Teide es el lugar más visitado de Tenerife pero, ¿sabías que las actividades acuáticas atraen a casi 2 millones de visitantes cada año?

En especial, Tenerife cuenta con más de 60 zonas para practicar algún tipo de inmersión siendo la parte comprendida entre los Acantilados de Los Gigantes y la Punta de Teno la más famosa.

Protegidos por la certificación de Zona Especial de Conservación, aquí encontraremos uno de los tres Santuarios de Ballenas del mundo y un largo listado de otras especies tales como tortugas bobas, babosas de mar, esponjas marinas, delfines, tiburones, rayas…

Si visitas Tenerife no olvides contratar una excursión con alguna empresa local que realice expediciones por estas zonas. Eso sí, siempre sin poner en riesgo a las especies que aquí habitan y sin alterar su entorno.

La Reserva Marina de El Cabrón (Gran Canaria)

La Reserva Marina de El Cabrón en la localidad de Arinaga, es una de las mejores zonas de Gran Canaria para el buceo y el esnórquel. ¿Sabías que bajo sus aguas viven más de 400 especies? Destacamos los angelotes, los peces trompeta o los nudibranquios.

Se trata de una enorme franja submarina formada por una plataforma rocosa con un desnivel progresivo de 9 metros, un veril recortado y un arenal de más de 20 metros de profundidad. Sin duda, un lugar lleno de vida, colores y paisajes increíbles.

A la hora de practicar cualquier actividad acuática debemos hacerlo de forma respetuosa y siempre cumpliendo las normas propias de un espacio protegido. Solo de esta forma salvaguardamos su futuro y desarrollo sostenible.

Es por ello que te recomendamos contratar alguna excursión o actividad con empresas certificadas y oficiales.

Veril Grande (Fuerteventura)

Fuerteventura es una isla para los amantes del mar y las olas. De hecho, aquí se encuentra la segunda playa más grande de España: Cofete.

Muy próximo a esta paradisiaca playa ubicada en la zona sur, también está el famoso Faro de Jandía y uno de los puntos de inmersión submarina más famosos de la isla: Veril Grande.

Como su propio nombre indica, se trata de un desnivel rocoso y perpendicular de unos 40 metros de profundidad próximo a la costa de arena blanca de Jandía. Un enclave sumamente luminoso e idílico para bucear o practicar esnórquel y en donde encontraremos desde morenas negras hasta angelotes.

La Reserva Marina del Archipiélago Chinijo (Lanzarote)

Terminamos nuestro recorrido por las mejores localizaciones para practicar buceo y esnórquel en Canarias con uno de nuestros lugares favoritos: la Reserva Marina del Archipiélago de Chinijo, ¿sabías que es la más extensa de Europa?

Comprende desde todo el norte de la isla de Lanzarote, La Graciosa y los islotes de Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste. Un espacio marino protegido al que no le falta detalle para convertir en única la experiencia de sumergirse bajo sus aguas.

Cuevas, grutas y túneles se entrelazan creando un ecosistema único con especies que solo pueden encontrarse en este recóndito rincón del mundo. En el caso de La Graciosa, solo te bastarán unas gafas de esnórquel para descubrir lo maravilloso que es el mar se le deja ser.

¿Y tú?¿Te has sumergido en alguna de las 8 Islas Canarias? ¿Cuál es tu lugar preferido?

No dudes en incluir este plan a tu lista de imprescindibles que hacer pra este fin de verano 2021.

Devo López